¡Pregúntale a Marco!
Instala la app de MB

5 vinos argentinos que debes probar

Shutterstock

Al hablar de los mejores vinos en el mundo, Argentina no puede quedar fuera. La uva más emblemática del país sudamericano es la Malbec, que pese a ser originaria de Francia se adaptó perfectamente al suelo de la cordillera andina. Actualmente hay cerca de 41,000 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid en la región.

La tonalidad azulada de la piel de ese fruto se refleja en ese color intenso oscuro del vino, además de aromas que evocan frutos negros como cerezas y zarzamoras.

Las mejores uvas se producen en la región de Mendoza y es ahí donde han salido al mundo grandes vinos. Elegimos cinco etiquetas argentinas que se pueden encontrar en la Ciudad de México y que se deben probar.

Rutini Malbec

Los aromas que ofrece este vino son de frutos rojos bien maduros. En nariz se perciben cerezas y guindas mezcladas con notas de cacao y tabaco, resultado de la barrica de roble francés en la que se guarda para su reposo durante 12 meses. Ideal para acompañar platillos de carnes rojas.

Kaiken Ultra

Al beber este Malbec queda un sabor en la boca que evoca a hierbas como el romero, tomillo y flores secas. Al poner a prueba el olfato llegan esencias de arándanos y moras. Este vino se recomienda para maridar una parrillada y queso provoleta.

Elsa Bianchi Malbec

La evolución de esta bebida es de un mes en botella y sin crianza. Al acercar la nariz a la copa llegan aromas de ciruelas y cerezas negras. En la boca, este vino ofrece taninos de intensos a sedosos, ideal para acompañar pastas y quesos semi-duros.

Trumpeter Rosé Malbec

Un ejemplo de Malbec presente en vinos rosados. Tiene un color limpio y transparente debido al proceso que se utiliza en su elaboración, en el que la piel de la uva es retirada y fermentada. A la vista tiene un matiz frambuesa, mientras que a la nariz se perciben notas de grosella y cerezas. Recomendado para maridar con platillos del mar.

Famiglia Malbec

El color de este tinto es de un rojo violáceo oscuro, con aromas afrutados de ciruela madura y chocolate. Su crianza va de 8 a 12 meses en barricas de roble francés. Intenso en la boca, los quesos maduros y carnes rojas son los buenos compañeros de este vino mendocino.

Tu opinión es
muy importante
Subrayado del títiulo

Se parte de la ComunidadMB.

Únete

Puede interesarte