¡Pregúntale a Marco!
Instala la app de MB

El camino de Santiago que todo viajero debe recorrer

iStock

Santiago apóstol o Santiago el mayor, predicador en la antigua Hispania romana, hoy tierras de España y Portugal, murió decapitado por Herodes Agripa en Judea y repatriado a Galicia. Fue ahí donde se halló su cuerpo en el siglo IX y en ese sitio el rey Alfonso II ordenó edificarle una iglesia nombrándolo también Patrono del Reino de Asturias.

La iglesia original, hoy convertida en Catedral por instrucción del rey Alfonso VI y según la tradición albergue del sepulcro de Santiago el mayor, ha sido desde el medievo meca de cristianos, quienes a través de las distintas rutas jacobeas han recorrido el camino que simboliza el andado por los aprendices del apóstol para darle sepultura en las tierras donde predicó.

El camino de Santiago ha significado desde su origen, además de eminente ruta de peregrinación espiritual, un importante polo de desarrollo económico, cultural y social para España. De él surgieron innumerables monasterios, puentes, iglesias de diversos estilos y asentamientos que se fueron convirtiendo en ciudades.

Tuvo importante auge entre los siglos XI y XIII como icono para consolidar los reinos de Asturias y León, ante la comunidad cristiana europea y las amenazas de Al-Andalus, así como por la bula papal de 1179. También sufrió un declive significativo por la peste negra, el protestantismo, la secularización y el ocultamiento de los restos en 1587, hechos que mantuvieron alejados a los peregrinos casi al punto de desaparecer.

No obstante, tras rescatarse y autentificarse los restos del santo (1879), resurge la ruta de peregrinación alcanzando considerable popularidad durante los últimos veinticinco años del siglo XX, el título Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y 327,000 peregrinos en 2018, el mayor número de su historia.

De atractivo religioso a turístico

El Camino de Santiago cuenta con recorridos para cada gusto, ánimo y resistencia, ya sea a pie, bicicleta u otro tipo de transporte. Cada uno seduce con su historia, espectacular arquitectura, así como por la oferta de hospedaje y gastronomía que se suma a la experiencia.

La ruta francesa, reconocida como itinerario cultural europeo, se distingue como la más emblemática, larga y de mayor esfuerzo. Los casi 800 kilómetros divididos en etapas, te llevan desde Saint Jean de Pied de Port o Roncesvalles -Pirineo Navarro- a Santiago de Compostela; atravesando por destacados sitios de la costa cantábrica como Pamplona, Puente de la Reina de Navarra, La Rioja, Logroño, Astorga, Santo Domingo de la Calzada y Burgos entre otros, que conjuntan bellos paisajes de Francia y España, además de una amplia propuesta cultural, sin duda, un must de toda bucket list.

Tu opinión es
muy importante
Subrayado del títiulo

Se parte de la ComunidadMB.

Únete

Puede interesarte