¡Pregúntale a Marco!

Tepoztlán, un pueblo para reconectar

A tan solo hora y media de la CDMX, el pueblo mágico de Tepoztlán es un destino con una atmósfera bohemia y mística que lo convierten en el lugar perfecto para escaparse un fin de semana.

Tepoztlán, “tepozt-tli”, significa lugar donde abunda el cobre. Es un pueblo mágico que se asienta en las faldas del cerro Tepozteco. Justo ahí, en la cima de la montaña, se localizan los restos de una pirámide construida hacia 1150 por los xochimilcas tepoztecos dedicada al dios del pulque, del viento y de la fertilidad vegetal, Ometochtli-Tepuztécatl. En 1895 fue descubierta por ingeniero Francisco Ruíz y es el emblema principal del lugar: una pirámide de dos cuerpos coronada por una tercera construcción y una gran escalera. Ascender a la pirámide toma de 40 a 60 minutos a ritmo tranquilo.

Un pueblo para caminar

En pleno centro del pueblo se localiza el ex convento de la Natividad, imponente construcción del siglo XVI erigida por los monjes dominicos. Su fachada está dedicada a la Virgen del Rosario. El interior está bellamente decorado con murales dedicados a la Virgen María. Asimismo, en la huerta del claustro y patio central puedes disfrutar de los efluvios que emiten los naranjos. La parte alta del convento posee un museo de sitio dedicado a la historia y cultura de los habitantes de Tepoztlán. Finalmente, a un costado del ex convento, se localiza el Museo de Arte Prehispánico Carlos Pellicer, el cual custodia piezas de la cultura mayas, olmecas y zapotecas, donadas por el poeta tabasqueño.

Iglesia en Tepoztlán

Explorar calles empedradas y las fachadas coloridas es una delicia. Los miércoles y domingos son de tianguis. Sobre la calle Isabel La Católica puedes admirar y adquirir un variopinto de artesanías: planchas de metal pintadas a mano, vasijas de barro, petates, bolsas tejidas y textiles bordados, instrumentos musicales prehispánicos, velas aromáticas y joyería. Por otra parte, si lo tuyo son los productos orgánicos, en el barrio de San José se monta los viernes el Mercado Alternativo Ameyalli Tlacualli: un proyecto comunitario con productos artesanales, orgánicos, ecológicos y naturistas.

Para comer rico

Si deseas agasajarte con gastronomía típica, Tepoztlán tiene un suculento abanico de opciones: hay itacates (gorditas en forma triangular rellenos de guisos), cecina de Yecapixtla, mole de guajolote, sopa de hogos, tortitas de colorín y quesadillas con una basta variedad de salsas exóticas hechas con frutas o con insectos. También existe opción vegana, las tlaltequeadas (gorditas veganas hechas con pinole, alpiste y chía). Seas vegano o no, puedes acompañar tus alimentos con un pulque o un curado de recién factura.

Además de la cultura, Tepoztlán es un destino para desconectarse del impetuoso ritmo de la ciudad, ya que cuenta con una amplia oferta de hoteles para todos los bolsillos: los hay categoría boutique o posadas con alberca. Ambas opciones son idóneas para una escapada romántica o disfrutar en familia.

Haz una pausa de la locura citadina y escápate con tus seres amados al pueblo mágico de Tepoztlán.

Para agendar

  • Carnaval de Tepoztlán (febrero)
  • Semana Santa (abril)
  • Reto al Tepozteco (septiembre)
  • Día de muertos (2 de noviembre)

¿Más sobre Tepoztlán? Puedes ver nuestras recomendaciones de restaurantes y hoteles.

Tu opinión es
muy importante
Subrayado del títiulo

Se parte de la ComunidadMB.

Únete

Puede interesarte