¡Pregúntale a Marco!
Instala la app de MB

De copas a copas: cómo y cuándo usar cada tipo

iStock

Escoger la copa idónea para servir distintas clases de vinos no solo es cuestión de protocolo o estética. Aunque no necesitas tener un extenso stock de copas en casa, sí debes contar con algunas básicas que se adapten a cada ocasión.

Cada copa tiene su razón de ser y eso está determinado por su capacidad, forma y tamaño, lo cual ayudará a que un vino se oxigene adecuadamente y exprese a plenitud las características de su cuerpo, color, aromas y sabores.

Las copas anchas y redondas son las indicadas para servir vinos tintos, pues permiten apreciar mejor las complejas cualidades aromáticas, gustativas, de color y cuerpo que desarrollan estos caldos.

Las copas en forma de U, más pequeñas y rectas que las anteriores, se utilizan para los vinos blancos y su función principal es la de mantener fresca la temperatura del vino durante más tiempo.

En ambos casos, seguramente encontrarás muchas marcas que han diseñado copas específicas para distintas variedades de uvas (Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir, Sauvignon Blanc, Riesling, entre otras), sin embargo, no es indispensable que compres un set completo para cada tipo.

Para no complicarte demasiado puedes optar por las copas multipropósito, un término medio en tamaño entre las de vino tinto y vino blanco, que resultan igual de útiles para servir cualquiera de los dos.

Las copas largas y estrechas, conocidas como flauta o flute, son aptas para vinos espumosos ya que su forma retiene por más tiempo las burbujas, el aroma y sabor del vino. Funcionan también para vinos generosos o de postre (solo recuerda que en estos casos no debes llenar la copa) y así evitarás tener que comprar dos juegos diferentes de copas.

Las copas achaparradas, de cuerpo redondo, boca estrecha y tallo corto, exclusivamente se usan para coñac y brandy, pues conservan mejor el calor producido por el contacto de la palma de la mano con el cristal y mantienen las cualidades aromáticas de la bebida. La versión más pequeña de este tipo de copas se utiliza para otros licores.

Un consejo final: lo recomendable es adquirir copas de cristal porque, a diferencia de las de vidrio, son de mejor calidad, más finas, transparentes y brillantes. Es verdad que son más caras, pero la inversión lo vale.

Tu opinión es
muy importante
Subrayado del títiulo

Se parte de la ComunidadMB.

Únete

Puede interesarte