Descarga nuestra app
Suscríbete a nuestro newsletter

El secreto de un buen café: tips para elegirlo y prepararlo

iStock

Beber café, al igual que ocurre con el vino, depende de los gustos, las preferencias e incluso del estado de ánimo de cada persona. Lo que para unos puede ser exquisito, para otros puede no serlo. Es algo completamente subjetivo.

El sabor y calidad de un café a la taza no sólo tiene que ver con la forma de prepararlo, definitivamente también influye el tipo de café seleccionado, su región de procedencia, la variedad a la que pertenece o si es una mezcla de diferentes variedades e incluso regiones; la clase de tostado y molido elegidos.

Cómo disfrutar al máximo la experiencia del café

  • Compra café lo más fresco posible; si está recién tostado, mucho mejor. Lo ideal es adquirirlo de acuerdo a la cantidad que consumas diariamente.
  • Ve probando con diferentes tipos de café, de esta manera irás desarrollando tus habilidades sensoriales para distinguir las cualidades que despliega cada uno e identificar aquellos que satisfagan tus predilecciones y deseos.
  • Si optas por café en grano, muélelo justo antes de prepararlo.
  • Quizá tengas que hacer varias pruebas hasta dar con el tipo de molido exacto para cada preparación, pero vale la pena.
  • Antes de elaborarlo es necesario asegurarte de que la cafetera esté totalmente limpia, sin residuos anteriores pues esto alterará el sabor del nuevo café.
  • Jamás reutilices un café ya colado en la preparación de uno nuevo, pues lo único que obtendrás es una bebida muy diluida y de sabor desagradablemente amargo.
  • La calidad del agua es esencial para que el café desarrolle todas sus cualidades. Es preferible usar agua embotellada o filtrada, así evitarás olores extraños como a cloro, por ejemplo.
  • La proporción estándar café-agua es de una cucharada sopera de café por cada taza de agua. Sin embargo, estas cantidades variarán para ajustarse a tu gusto.
  • El café debe tomarse recién hecho, pues conforme pasa el tiempo y se enfría por completo, su sabor y aroma cambian y pueden resultar no del todo agradables. Lo mejor es preparar la cantidad más o menos exacta que consumirás. No es aconsejable recalentar el café ya preparado, pues perderá sus características originales y sabrá a quemado.
  • Para mantener la frescura, aroma y sabor del café en grano o molido que no hayas sido utilizado en la preparación, guárdalo en un lugar fresco y seco, alejado de fuentes de calor y luz, así como de productos que desprendan cualquier tipo de olor. Los recipientes de cristal o de cerámica herméticos son buena opción para almacenarlo; procura no utilizarlos para otra cosa que no sea café.

Puede interesarte

Tu opinión es muy importante

Tu opinión es
muy importante
Subrayado del títiulo

Se parte de la ComunidadMB.

Únete