Traducir ¡Pregúntale a Marco!
✉️

El color del vino: ¿por qué importa?

100 Mejores MB 100 Mejores MB

No todo el vino tinto es solo color ‘morado’ y el blanco ‘dorado’. Hay varias tonalidades que hablan sobre su guarda, sabores y aromas.

Reconocer las diferencias entre ellos es un primer paso en la cata y ayuda a imaginar el perfil organoléptico que tienen, así como los alimentos con los que mejor puede maridar.

La Comunidad MB presenta la Guía Simple de Vino y Maridaje; esta es una producción editorial en la que integramos a varios expertos que nos dan, cada año, sus mejores tips para disfrutar con todo el arte y placer de beber. Otra buena noticia es que está disponible en línea ¡y es gratis!

TE INTERESA: CÓMO RECONOCER UN VINO EN MAL ESTADO

En color del vino se rompen géneros

Hablemos de los tres principales grupos de vino: tinto, blanco y rosado. El primero suele tener un color de violáceo a rojo; el segundo, de amarillo verdoso hasta dorado intenso. El tercero, por su parte, va desde el color salmón hasta el rosa intenso.

¿Por qué importa distinguirlos?

Los tintos

hablará de su crianza. Es más probable que un vino con tonos violetas sea joven, ya que los taninos de la piel de la uva no se oxidaron con la madera de la barrica y se mantienen con su tonalidad original. A medida que cambia de color a rojo o ladrillo, se puede identificar que lleva más tiempo de guarda, tanto en barrica como en botella.

Entonces, un vino tinto violáceo será mucho más frutal y primario que uno granate. Los aromas que se encuentran en el primero evocan más al caramelo, a la fruta fresca o a vegetales. En el segundo reconocerás cuero, humo, madera y tabaco.

Blancos

También se puede identificar, por sus tonalidades, el grado de acidez o dulzura. Generalmente, los vinos pálidos suelen ser más ácidos y los dorados intensos con un poco más de azúcar residual y, por lo tanto, dulces. Cuando abras una botella y tenga un color dorado intenso entonces seguramente es un vino fortificado o con mucha barrica, que suele ser dulce y más fuerte.

Recuerda que, siguiendo las normas de maridaje por complementación, el vino blanco seco –o sea, el más ácidoz- se llevará excelente con ceviches, pescados o arroces. El dulce, por su parte, será mucho mejor para preparaciones cremosas, pastas y postres.

Rosados

Hablemos de los rosados. Hay dos formas de obtenerlos: por prensado y por sangrado. En el primero, las uvas se prensan hasta obtener el mosto que toma ligeramente el color de los hollejos. Cuando este objetivo se cumple, se retiran y el mosto resultante es fermentado y embotellado sin pasar por barricas. Ello da lugar a vinos de tonalidades rosas muy claras de poca intensidad.

Cuando se realiza bajo el método de sangrado, las uvas también se prensan pero junto con el mosto y los hollejos y se dejan macerar desde seis horas hasta tres días, dependiendo de la intensidad de color que se desee obtener.

Hora de distinguir el color de tu vino

Te compartimos un pequeño acordeón para que reconozcas el color del vino que estás a punto de beber. Lo más recomendable es que aproveches luz y pongas tu copa en un contraste blanco para distinguirlo con claridad.

color del vino
Fuente: Guía Simple de Vino y Maridaje por Marco Beteta.

¿Ya nos sigues en TikTok?

Puede interesarte

Guía Destinos México

Guía de los Mejores
Restaurantes
Subrayado del títiulo

CDMX 2021-2022

Descargar ahora
Tu opinión es muy importante

Tu opinión es
muy importante
Subrayado del títiulo

Se parte de la ComunidadMB.

Únete
100 Mejores MB 100 Mejores MB